julio 26, 2010

UNA ROSA SECA


UNA ROSA SECA
Tal vèz,
sin querer nos rozamos,
envueltos en nuestro
guardapolvo blanco.
Tal vèz,
nos cruzamos,
tu al salir,
y yo entrando.
Tal vèz,
tomamos el mismo
tranvìa,
en nuestra querida vìa .
Tal vèz,
aùn estàn nuestros pies
marcados
en la losa
de màrmol blanco
en la escalera.
Tal vèz,
dejaste caer esa rosa
para que yo la recogiera,
La rosa roja muriò,
y se convirtiò en corazòn .
Tu corazòn de jòven apenas.
Ès lo ùnico que tengo
para darte,
un escaso recuerdo
de las horas aquellas,
y una rosa seca .
ESTELA MENGA

2 comentarios:

La Gata Coqueta dijo...

Paso a saludarte
y a dejarte
un fragante ramillete
de las peonias más hermosas
con primor cultivadas
en el jardín de la ilusión...

...para que la amistad
siempre se conserve
sin llegar a ser marchitada
por estar ausente
el rocío de las palabras

María del Carmen

Estela dijo...

GATITA MÌA:
NO PUDE RESPONDER A TAN BELLAS PALABRAS TUYAS .
NO TUVE P.C .
TU AMISTAD JAMÀS DE MARCHITARÀ .
NO ME LO PERMITIRÌA .
TE QUIERO MUCHO .
BACI....FELIZ VERANO.....ESTELA